Materias primas: El trigo

El trigo es un término generalmente usado bajo el cual se agrupa un conjunto de cereales.

Igualmente, la palabra trigo incluye tanto a aquellos cultivados de forma industrial como aquellos que crecen de manera silvestre.

De igual manera, la denominación trigo designa a la planta y las semillas comestibles, tal como ocurre con el nombre de varios cereales.

A nivel mundial, el trigo, en especial, el de color amarillo, es uno de los 3 granos que con mayor amplitud se produce. Solo es acompañado por el maíz y el arroz.

En el año 2013, la producción mundial de trigo alcanzó las 713 millones de toneladas, ocupando el tercer lugar luego de los 1.016 millones de toneladas del maíz y las 745 millones del arroz.

Por otra parte, el trigo es uno de los cereales ampliamente consumido por la población occidental en toda su historia.

¿De dónde viene la palabra trigo?

“Triticum” es un vocablo en latín que quiere decir “quebrado”, “triturado” o “trillado”. Este colaboró a la formación de lo que hoy conocemos como la denominación “trigo”.

Fue elegida pues representa una importante referencia a la separación que se debe hacer del grano de trigo de la cascara que posee.

Una traducción más cercana diría entonces que “Triticum” quiere decir: el grano que necesita trillarse para ser consumido.

Pero hay otro término bastante similar con el que se puede recuperar. Se trata del “mijo” que deviene del latín “millium”.

El significado de “millium” es “molido”, en referencia al grano que debe molerse para ser consumido.

Como hecho curioso, “triticum” es una de las palabras más antiguas que se ha utilizado a fin de denominar al grupo de cereales.

¿Para qué se usa el trigo?

El grano es empleado a nivel industrial en la realización de harina, harina integral, sémola, cerveza, y otra gran variedad de alimentos.

De hecho, más del 90% de lo que se produce es dirigido a la industria harinera, perteneciente a los granos de trigo, triticum aestivum.

Se ha logrado llegar a una producción moderna del trigo gracias a un proceso de selección e hibridación, preparada durante años.

Esto se ha hecho de tal manera a fin de conseguir variedades con alto contenido de gluten, y también, para que resulten lo suficientemente rendidoras a fin de producción.

Pero, hubo un momento que marcó un antes y un después para la producción industrial del trigo. Se trata de la revolución verde.

La revolución verde y el trigo

La segunda mitad del siglo XX marcó un antes y un después para la industria del trigo, gracias a la revolución verde.

Con ella se logró mejorar el desarrollo y procedimientos hasta ese momento realizados para la producción del trigo.

No obstante, como hecho contraproducente, se perjudicó la calidad nutricional del grano.

En la actualidad contamos con cereales llenos de hidratos de carbono, mínimo contenido proteínico, y contenido desequilibrado con ácidos esenciales.

Otro hecho fundamental es la capacidad citotóxica e inmunogénica.

El trigo actual tiene un índice mucho mayor con un índice de gluten que varía entre el 80 y 90% de su composición.

Consecuencias de la revolución verde

Además de tener un grano mucho menos nutricional, el trigo actual mantiene criterios de selección poco favorables para la salud.

Más en específico, desde el punto de vista funcional a fin de preparar alimentos procesados. De ahí que la mayor parte contiene un elevado nivel de gluten.

¿Dónde se produce trigo?

La revolución verde representó una serie de mejoras para la producción de trigo a nivel mundial.

De producirse menos de 10 quintales en el año 1900 hemos pasado a más de 25 quintales para 1990.

El rendimiento en los países de América del Sur es mucho más elevado que en otras regiones donde también se produce, tal como es África y Cercano Oriente.

En Suramérica, la producción de trigo es estable con 20 quintales por hectárea, mientras que el resto de localidades promedia los 10 quintales por hectárea.

De las zonas africanas y orientales, Egipto y Arabia tienen el liderato con 35 a 40 quintales de trigo producidos en cultivos intensivos.

Pero, su rendimiento medio en los últimos años no ha sido menos favorecedor. De 30 a 60 quintales por hectárea, alcanzando elevar hasta 1 quintal por hectárea cada año.

El trigo es el primer cereal producido en masa. Entre 1965 y 2005 logró cifras entre 275 y 628 millones.

Dicha producción, casi en su totalidad, es destinada de forma única a la alimentación humana. Cada año se produce 100 kg de trigo por habitante.

¿Quiénes son los principales productores intensivos?

Las zonas templadas son las ideales a fin de genera un alta y masiva producción de trigo.

Si bien este tiene la capacidad de crecer en diversas latitudes, climas y suelos, estas se caracterizan por cosechas mucho más rendidoras.

Ahora bien, si vamos a las cifras por país y producción, los principales productores de trigo serían:

* China con 120.580.000.

* India con 94.880.000.

* Estados Unidos con 61.755.240.

* Francia con 40.300.800.

* Rusia con 37.719.640.

Deja un comentario